Quiero vender mi coche, ¿qué hago?

Una vez que has tomado la decisión de vender tu vehículo a otro particular, conviene a tener en cuenta una serie de consideraciones que te facilitamos en el presente artículo. En primer lugar, es conveniente hacerse con un modelo de contrato de compraventa y, a ser porsible, que os lo personalicen con vuestros datos y los del vehículos.

Es importante que el contrato sea exhaustivo y se adapte, dentro de la legalidad, a tus circunstancias para evitar sorpresas desagradables. Por este motivo, bajar el primer contrato de compraventa de un coche de segunda mano que encontremos navegando por internet, sin leerlo ni pensar en las posibles consecuencias de su uso, puede convertirse en un grave error.

La asesoría de LIO-Social te ayuda con esta labor, no dudes en CONTACTAR si lo necesitas. Merece la pena asesorarse para evitar futuros quebraderos de cabeza.

Si tu vehículo tiene menos de 10 años y un kilometraje acorde con su uso y antigüedad, debes estar atento. No son pocos los vendedores que terminan pagando dinero de su bolsillo por la reclamación de averías o problemas insospechados por parte del comprador.

Está en tu mano evitar estas situaciones, reflejando en el contrato de compraventa los problemas que ha tenido tu vehículo. En el momento de la firma, el comprador acepta las condiciones y no podrá reclamar. Es interesante usar para estos casos un modelo de contrato en el que se enumere y se describan los problemas y defectos que el vehículo presenta de forma recurrente.

Si tu vehículo es demasiado antiguo, siempre puedes recurrir a un contrato de compraventa para despiece. Lo bueno de este contrato es que en él se especifica que el vehículo no es apto para circular y que la venta se realiza solo para su despiece y obtención de recambios. El comprador es consciente que está comprando un vehículo con el que no podrá circular.

Ahora que te has decidido a vender tu vehículo, ten a mano la siguiente documentación para realizar la transferencia y la notificación de venta correspondiente:

  1. Solicitar un Informe del Vehículo Oficial de la DGT para asegurarse de que no hay ningún impedimento para poder realizar la transferencia del vehículo: IVTM pendiente, reserva de dominio, embargo, precinto, baja, robo, sanción, exención impuesto, denegatoria, … etc.
  2. El comprador debe comprobar cuidadosamente que el DNI del vendedor, y su nombre y apellidos, coinciden con los del permiso de circulación del vehículo. También debe constatar que los datos de matrícula y número de bastidor coinciden con los que figuran en la ficha técnica del vehículo.
  3. Rellenar el contrato de compraventa, en el que figuren todos los datos: fecha y hora, datos de los intervinientes, datos del vehículo, precio pactado en cifra y en letra, forma de pago…
  4. En la cláusula sexta, no olvidarse de indicar la ciudad de los Juzgados y Tribunales acordados, para que intervengan en caso de disputa legal. Lo habitual es poner la capital de provincia donde se firma el contrato de compraventa.
  5. Firmar todas y cada una de las páginas del contrato.

Por último, recuerda que debes quedarte con un original firmado del contrato de compraventa, con una copia adjunta del DNI en vigor del comprador, el impreso de notificación de venta firmado por el comprador, así como una fotocopia de la ficha técnica y del permiso de circulación del vehículo que se ha vendido (recuerda poner la palabra “Recibí”, la fecha y la hora del contrato y que, por supuesto, la firme el comprador).

Si necesitas ayuda con este tipo de gestiones, ¡te ayudamos!




Esta página utiliza cookies y otras tecnologías para mejorar la navegabilidad por la web.    VER
Privacidad