Tarifas eléctricas por tramos y tareas domésticas

Como ya venía anunciando el Ministerio para la Transición Ecológica, el 1 de junio entraron en vigor las nuevas tarifas eléctricas.

En el artículo sobre el nuevo modelo de factura eléctrica publicado el 10 de mayo aquí en Lío Social, podíamos leer que “estas nuevas tarifas implican una fuerte subida del precio de la electricidad en hora punta que se ven compensadas con bajadas en los tramos horarios conocidos como llano (precio medio) y valle (precio reducido)”.




En este gráfico vemos claro las horas a las que el precio de la luz se verá incrementada notablemente (horas punta en rojo) y a las horas en las que nos saldrá más barata (en color verde):

Evidentemente estos tramos horarios han creado bastante polémica estos últimos días. Si queremos ahorrar en nuestra factura de la luz debemos realizar de madrugada o en fin de semana las labores domésticas como son por ejemplo poner la lavadora, planchar, cocinar si no se tiene gas, poner un horno eléctrico, etc. Somos conscientes de que la mayor carga de las labores domésticas recaen sobre las mujeres, por lo que se responsabilizará directamente a las consumidoras si la factura de la luz se dispara en la economía familiar.

Y es que planchar o pasar la aspiradora de madrugada no es una opción. Primero porque eso restaría calidad de vida, sobre todo a las mujeres, que son quienes suelen encargarse de estos trabajos no remunerados. Estas rutinas relegadas a horarios nocturnos mermarían tanto la calidad del sueño como la salud mental. Otra opción sería concentrar en el fin de semana el máximo número de tareas domésticas posibles que consuman electricidad para aprovechar las horas valle. Así, en vez de dedicar el fin de semana a descansar y a estar con la familiar aprovecharíamos para cocinar, planchar, poner lavadoras etc.

Como vemos ambas, opciones deteriorarían nuestros horarios y rutinas y el estar pendiente de la factura de la luz y sus horarios se convertirían en una carga mental más, lo que añadiría más estrés y responsabilidades.

A esto le debemos añadir que no podemos desenchufar ciertos electrodomésticos durante el día para volver a conectarlos por la noche, como por ejemplo, el frigorífico. Y en épocas estivales, si podemos prescindir del aire acondicionado sería de noche, no durante el día (hora punta o llana) porque ya no es cuestión de comodidad, es cuestión de salud.

Además, no todos los trabajos domésticos pueden relegarse al horario del tramo valle, es decir, de madrugada. Tanto la aspiradora, como la lavadora, entre otros electrodomésticos hacen ruido. Una aspiradora promedio produce de 70 a 85 dB y un lavavajillas entre 45 y 60 dB, por ejemplo.

Según el Real Decreto 1367/2007, de 19 de octubre, por el que se desarrolla la Ley 37/2003, de 17 de noviembre, del Ruido, en lo referente a zonificación acústica, objetivos de calidad y emisiones acústicas, en su anexo I, apartado A sobre índices de ruido dice:

b) Los valores horarios de comienzo y fin de los distintos periodos temporales de evaluación son: periodo día de 7.00 a 19.00; periodo tarde de19.00 a 23.00 y periodo noche de 23.00 a 7.00, hora local

Es decir, que por la noche no debemos hacer ruido. Es cierto que son las normativas municipales las que establecen los niveles de ruidos permitidos en cada tramo horario y en función del uso de las zonas (residencial, industrial, docente, etc.). Pero si tomamos una de las ciudades que menor nivel de ruido permite en las viviendas, nos encontramos con Madrid, donde los límites de ruido de noche en estancias son 30 dB y en dormitorios de 25 dB. En el otro extremo tenemos el caso de Sevilla, donde se permiten hasta 35 dB por la noche en las estancias de la casa y hasta 30 dB de noche en dormitorios.

De hecho, la Organización Mundial de la Salud (OMS) considera que el ruido “es uno de los principales riesgos tanto para la salud mental, como la física y el bienestar“. Es por ello, que por nuestra propia salud mental y por la de la vecindad, no es una opción usar los electrodomésticos ruidosos en horarios nocturnos.

Pero no a todas las personas nos afecta las nuevas tarifas eléctricas por tramos. Sólo se le aplicará a quienes tengan contrato en el mercado regulado (PVPC) con una potencia igual o menor de 15 Kwh. En la actualidad las compañías de luz que ofrecen este contrato son:

  • Energía XXI Comercializadora de Referencia

  • Curenergía Comercializador de Último Recurso

  • Comercializadora Regulada, Gas & Power

  • Baser Comercializadora de Referencia

  • Régsiti Comercializadora Regulada

  • Comercializador de Referencia Energético

  • Energía Ceuta XXI Comercializadora de Referencia

  • Teramelcor (solo para Melilla)

El resto de compañías de luz están dentro del mercado libre, y en principio la factura de la luz no se vería afectada por las nuevas tarifas eléctricas sujetas a tramos. Y decimos en principio porque la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) expone que las consumidoras y consumidores que estén dentro del mercado libre podrán sufrir cambios en su factura porque se debe adaptar el precio del contrato para incorporar la diferencia de costes regulados.

Mucha gente está optando por colocar placas solares en sus casas o comunidad de vecinas y vecinos, pero es una solución que no está al alcance de todas las personas. Así que otra opción sería el uso de baterías que se recarguen durante la noche y usar esa electricidad durante el día.




¡Comparte!
Esta página utiliza cookies y otras tecnologías para mejorar la navegabilidad por la web.    VER
Privacidad